TOSCANA MANSION IMPERIAL EN VENTA

45 Fotografía
Toscana Lucca mansión de lujo en venta. La Villa Real de Marlia en la homónima fracción, es una de las mansiones en venta más famosa de lo alrededores de Lucca. Circundada de un amplio parque, la mansión de Lucca es el resultado de las intervenciones estratificadas a través de los siglos por sus propietarios. Ya en la época longobarda (siglo IX) existía un fuerte abitado por el Duque de Tuscia, luego ampliado por los nobles y facultativos  Orsetti que hicieron nuevamente la mansión y realizaron un espléndido jardín barroco ornamentado de juegos de agua, ninfas, estanques y estatuas de las cuales numerosas partes están todavía hoy conservadas. En 1806 la mansión se convirtió en propiedad de Elisa Bonaparte, hermana de Napoleón, que compró también la antigua mansión del Obispo y su terreno para duplicar las dimensiones del complejo de prestigio.
El parque de la mansión en venta en Lucca fue entonces reconstruido  según el estilo inglés y fueron plantadas numerosas nuevas esencias tomadas del parque real de Nápoles.  De la misma manera la mansión del último período renacentista de los Orsetti, fue renovada con un estilo neo-clásico por parte de los arquitectos Giovanni Lazzerini y P.T. Bienaimè.  También los internos del inmueble de prestigio fueron modificados en aquel período con la participación de pintores italianos entre ellos Tofanelli, autor del fresco de la “Danza delle ore” conservado en la grande sala de baile en la planta baja de la mansión en venta.Después de la expulsión de los Bonaparte por los ingleses, la mansión paso bajo el dominio de los Borbones: fue así que la soberana María Luisa enriqueció la mansión en venta con una kaffehaus y la Specola di Lucca, observatorio astronómico que por desventura quedó incompleto. Desde el 1928 la prestigiosa mansión de lujo en venta pertenece a la familia Pecci-Blunt que ha vigilado el mantenimiento y el restauro.
Detalles técnicos Región: Toscana
Municipalidad: Lucca
Zona: Lucca

Tipo: mansión imperial en venta
Sup. Int: 18000m²
Sup. Ext: 19 hectáreas
mansión real:  2126m²
mansión del obispo: 1800m²
edificio del reloj: 4200m²
capilla privada: 80m²
apartamentos para el personal de servicio y custodia: 254m²
aserradero: 375m²
campo de limones y edificaciones adyacentes: 960m²
establo azul: 1160m²
gruta Del dios Pan: 106m²
teatro de agua: 50m²
teatro de vegetación (verzura): 160m²
jardín español
jardín de los limones
canchas de tenis: 2
lago
olivar, viñedo
pastizal- bosque
parque

TOSCANA: Lucca – Pisa: 30 km - Florencia: 62 km - Lucca: 4 km - Forte dei Marmi: 37 km - Golf club Lappato: 5 km - Termas : 18 km – Estaciones de esquí: 48 km - Aeropuerto Pisa: 39 km – Autopista salida: Capannori: 15 km
 
Ref: 2058
Precio: Negociación Privada

Contactos

Para satisfacer mejor sus necesidades, por favor rellene el siguiente formulario especificando el idioma en el que desea nuestra respuesta. Lionard, le responderá tan pronto como sea posible.

Nombre *
Apellido *
Email*
Teléfono*
Sociedad
Idioma*
Páis *
Mensaje *
Privacy *
Acepto las condiciones D.Lgs. 196/03

Tel.: +39 055 0548100

Lucca

Toscana – Lucca: el inicio de la historia de Marlia se pierde en los oscuros tiempos, pero cierto es que por hallazgos de tumbas lígures (de la región de Liguria), ya algunos siglos antes de Cristo   estaba abitada  y era sede de una colonia romana. En el pueblo de la Toscana se instalaron, después de un tiempo, también los Longobardi  si bien en aquel tiempo Marlia debería ser una zona pantanosa ya que era atravesada por el rio Serchio. De este pantano parece ser derivado su nombre que se encuentra bien documentado hasta el siglo XII como Marlia, pequeño mar. La excepcional posición del pueblo hizo que muchos aprovecharan para construirse palacios y castillos: así hicieron Ugo el Grande, Marques de Toscana, el Conde Ildebrando y  los emperadores de Sassionia, Ottone I y Ottone II. Después del año mil, más allá de riquezas y bienestar, Marlia-Lucca conoció momentos muy tristes: fue destruida por los soldados florentinos (soldatesche fiorentini) en el siglo XIV y solo después de algunos años su población fue drásticamente castigada por una grave peste.
Marlia-Lucca se alzó e incluso tenemos noticias de un marlinés que pocos años después del invento de Gutember trabajaba estampando libros de un cierto prestigio. El crecimiento del pueblo es lento pero constante hasta nuestros días, en los que Marlia se distingue sobre todo por sus fábricas.